RECOMENDADOR DE ARTES Y ESPECTÁCULOS

Comedia dramática

Constanza muere

Por: Walter Bergonzi

El reloj eternamente en movimiento, indica que ese instante llegará. La preparación, la fantasía, la espera conjugan tantas expectativas que cuando llega el momento, quizás estemos desprevenidos o como Constanza, sobre ensayados.

Cómo tocar el tema de la llegada del último segundo es algo que este equipo viene trabajando desde hace años. Se percibe una extensa investigación, las características lo demuestran. El diseño espacial, escenográfico de Mariana Tirantte, conjugado con el trabajo de iluminación de Matías Sendón, muestra un mensaje semiótico en el grado de lo simbólico, por donde transcurre una historia con cortes marcadamente oníricos. Analía Couceyro encabeza el espectáculo brindando otra precisa y creativa composición para darle vida a tan excéntrico personaje. La acompaña Matías Vértiz, interpretando una poética representación de la parca y Florencia Sgandurra aporta una exquisita musicalidad.

Transcurren escenas en bloque, separadas, para marcar un abanico de sucesos donde Constanza transita un domingo solitario, un día “D” en su vida.

Ariel Farace, autor y director, hace un profundo  estudio sobre  el maravilloso texto de la novela de Miguel de Cervantes, La ilustre fregona, para desembarcar en este puerto tan lejano como afín al original.

Su exquisita mirada coloca a Constanza separada del espectador para hacerla pasar por el umbral hacia el más allá, para que quien observa, a modo de voyeur, pueda vivenciar a distancia ese momento que tanto nos perturba a lo largo de nuestras vidas. Este dispositivo permite reflexionar, llegando al lugar común de disfrutar cada instante y cada etapa. Es un trabajo que debe verse, preparando la salida con tiempo, ya que la afluencia es masiva y puede que las funciones se agoten rápidamente.

 

Timbre 4

Timbre 4. México 3554. Domingos a las 17. Reestreno: 11 de junio.