RECOMENDADOR DE ARTES Y ESPECTÁCULOS

Comedia dramática

Poema ordinario

Por: Oscar Damico

Nuevamente un acierto en este espacio. Tocado por la varita mágica del talento, nos ofrece un viaje al misterio.

La obra transcurre en una humilde casa al borde de una barranca del Paraná, que sostiene un grupo de personas atadas por la sangre y la locura de una madre. Federica y su hija Olivia le alquilan la pieza de un hijo ausente a un desconocido con trabajo temporal en el pueblo de San Pedro. Son los inicios de los años 80 y el hijo retorna al hogar y con él algo del pasado que se esconde entre los pastizales.

En líneas generales, esta es la trama de la historia que propone la brillante pluma de Juan Ignacio Fernández, autor que ha salpicado la ciudad con materiales entre los cuales podemos mencionar: Parias, Tiempo de ausencia, La crueldad de los animales, La Echenique y La máquina de tinta, además de la actualmente en cartel A la buena de Dios y este material de Poema ordinario, el cual elige Lisandro Penelas para contar algo que va más allá de los vínculos y de una mera puesta de familia disfuncional; aquí Penelas, al igual que en El amante de los caballos, el unipersonal de Ana Scannapieco, muestra un poemario, un perfume con componentes de misterio de siesta, de apasionate cuento de suspenso, dibujando personalidades con detalles de buen observador, en este caso solo tienen lo inmediato para el entretenimiento, que puede ser la cerveza de la que abusan o la luna que los guia en el tiempo con tanta presencia que se hace cotidiana.

Estos personajes, magistralmente encarnados por Julieta Timossi, Cecile Caillon, Fernando Morales Beascoechea e Ignacio Torres, conviven y cuentan parte de su historia en un mínimo espacio de encuentro, fuera de la casa que inventó José Escobar dentro del Moscú y que coloca en el imaginario del espectador, el tono rústico y con cierto aire oriental que requiere la obra.

En conjunto es una perla en la cartelera de la ciudad. 

Moscú Teatro Escuela

Moscú Teatro Escuela. Camargo 506. Domingos a las 21.