RECOMENDADOR DE ARTES Y ESPECTÁCULOS

Estrenos internacionales

Amantes por un día

Por: Soledad Castro Lazaroff

Se estrena la última película del maestro Philippe Garrel. 

La escasez de películas de amor es alarmante. No solamente en Hollywood: la cinematografía mundial parece estar en crisis con la idea de pareja y con la necesidad de retratar los vínculos humanos. En medio del cinismo preponderante, el mágico y tozudo Phillipe Garrel nos ofrece en solo 75 minutos una joya en blanco y negro sobre la compleja maravilla de las relaciones humanas. Las calles de París y los entornos que en otro cineasta rozarían los clichés más flagrantes, son aquí una excusa perfecta, natural, para volver a los temas clásicos sin cursilería ni condescendencia. La fidelidad, el amor y el desamor, la depresión, las diferencias generacionales, se enmarcan en un tono ligero, fresco, logrando un dinamismo sorprendente y una liviandad sencillamente hermosa.

La película se centra en la historia de amor secreta entre Gilles, un profesor universitario, y su alumna Ariane. Eric Caravaca y Louise Chevillote logran una química extraordinaria, donde los cuerpos y las miradas funcionan con esa sensualidad profunda que parece reservada exclusivamente para ciertos cineastas franceses, heredada de la mejor nouvelle vague. La relación es abierta: deciden convivir con las infidelidades del otro mientras sean prioritarios en sus respectivas vidas. Pero la verdadera tercera en discordia será Jeanne, la hija de Gilles: una joven angustiada y en crisis que se mudará con ellos para tratar de mejorar su vida. Jeanne y Ariane comienzan a conocerse y salir juntas, y ese encuentro derivará en diversas problemáticas que se desarrollan con absoluta fluidez narrativa, y que dan cuenta de un entrenamiento magistral en el arte de narrar la intimidad.

Breve, precisa y de una estricta formalidad en cuanto a lo visual (cada escena está contada en una sola toma), esta película es un regalo para el corazón de cualquier espectador sensible, harto ya de que el amor genuino se encuentre alejado de la pantalla grande. La inteligencia de Phillipe Garrel no se agota, y en su cine la reversión de los temas que hemos visto mil veces sigue siendo un soplo de aire fresco... y una experiencia tremendamente sexy.

Estreno en Buenos Aires: 28 de diciembre.