RECOMENDADOR DE ARTES Y ESPECTÁCULOS

Bar

Microteatro

Por: Ernesto Crinigan

Inmenso salón, gente interesante, buen teatro, menú diseñado por Federico Fialayre (chef de Tomo 1), tragos y mucha locura, es la oferta.

Generalmente se acostumbra ir al teatro y luego a un buen restaurante para comentar la obra, pero Microteatro es una nueva experiencia que une a los dos pasos en uno.

El modelo nace en el 2009 en Madrid, cuando un colectivo de actores y productores independientes comenzaron a hacer presentaciones en los pequeños cuartos de un antiguo prostíbulo. El éxito marcó un antes y un después, se replicó en ciudades de Europa y de América. Buenos Aires tiene su versión local.

El inmenso espacio ubicado en Palermo tiene características realmente muy extrañas. El largo pasillo que desemboca en la boletería está todo el tiempo colmado de gente sacando entradas para las 12 obras que allí se presentan; hay dos horarios: Noche y Golfa, cada uno posee 6 obras que se presentan 4 veces por noche cada una, lo que arroja casi 50 funciones por jornada.

A esto hay que sumarle que la cartelera se modifica todos los meses ¿alcanza a comprender el loquero que es? Sin embargo, la organización es perfecta y nadie queda afuera de su obra.

En un gigantesco salón con muchos mesones altos y mesas bajas, aparece como reina indiscutida una gran barra con varias cajas para expender cervezas tiradas, vinos, gaseosas, tragos y una exquisita variedad de platos del tipo comida callejera, pero con la particularidad de que es diseñada por el chef de Tomo 1 Federico Fialayre. El penumbroso salón posee muchas pantallas, que avisan cuánto falta para las funciones, y que dan alertas cuando alguna da comienzo.

La concurrencia es muy divertida: gente linda, culta o con ansias de serlo, sobre todo multitudinaria. Están en grupos, atentos a disfrutar de la compañía pero también a los carteles como si perdieran un vuelo, de pronto se separan con una papa frita en la boca y un trago en mano porque tienen entradas para la obra que sigue y se encontrarán nuevamente en 15 minutos, que es lo que durará el evento teatral. Esto ocurre en todas las mesas y muchas veces en la noche, ya que la experiencia es ver varias obras mientras estén ahí.

A la mañana siguiente comentarán: "anoche fui al teatro y al bar". Para los tradicionalistas recalcitrantes del género, será un sacrilegio, ¿cómo que eso es teatro? ¿Entrás 15 minutos a una pieza de 2 x 2 y decís que eso es teatro? Pues bien señores, si tenemos en cuenta que teatro es la situación en que una persona hace una morisqueta o performance mientras alguien oficia de espectador, podemos afirmar que esto es teatro y sobre todo si mencionamos renombrados y eximios dramaturgos, actrices y actores que noche a noche realizan la experiencia de actuar en esas salas para un público que pasa de a quincena por vez, pero en el término de la noche fueron vistos por un centenar de espectadores.

Sin contar la función social de entusiasmar a aquellos que van por el bar, se experimenta el teatro y el sistema Microteatro termina siendo formador de nuevos públicos que se vuelcan al circuito teatral de la ciudad.
No pierdan el tiempo, hagan la experiencia en grupo y sigan el devenir de programación mensual.

Microteatro.

Microteatro.com.ar. Serrano 1139.