RECOMENDADOR DE ARTES Y ESPECTÁCULOS

Estrenos argentinos

Habi, la extranjera

Por: María Guadalupe Cuenca

Llega a las salas porteñas la opera prima de María Florencia Álvarez. Una historia de búsqueda y descubrimiento, en clave íntima.

Hay momentos que suponen un quiebre. Uno de ellos es el paso a la adultez. Algunas culturas marcan este episodio en la vida de las personas con un hecho inolvidable, muchas veces violento.

En nuestro país, dejar atrás a la niñez no tiene grandes ceremonias: es un proceso íntimo, muchas veces traumático. Está mal visto dolerse por el cambio.

Habi, la extranjera, cuenta un posible caso de iniciación.

Una chica de pueblo, Analía, llega a Buenos Aires mandada por su madre. Debe vender unas artesanías y tomarse lo más rápido que pueda el micro de vuelta.  En uno de los encargos, la chica aparece por casualidad en un velorio musulmán. La dueña de la casa le ofrece pertenencias de la fallecida, confundiéndola con las otras participantes que pertenecen a esa religión.

A partir de ese momento, Analía decide no volver atrás, tomar una identidad prestada, ensayar para crecer, de una manera que todavía debe descubrir. Ese es el meollo de la cuestión, y la directora debutante, María Florencia Álvarez, trata de desenredarlo en esta película.

Con el protagónico a cargo de Martina Juncadella, quien había demostrado sus dotes actorales en Abrir puertas y ventanas (2011), el film tiene momentos melancólicos y sutiles. El bello rostro de Martina supera algunos problemas de casting, porque el camino elegido en Habi es narrar a través de la imagen, más allá del diálogo y el physique du rôle.

El elenco se completa con un convincente Martín Slipak -que demuestra cuánto ha crecido desde los días de Whisky Romeo Zulú-, María Luisa Mendonça, Diego Velázquez y una maravillosa Lucía Alfonsín en el personaje de Yasmín, la amiga musulmana que Analía conoce cuando intenta probar qué se siente ser libre.

El guión de Habi está al borde de rozarse con lo polémico (¿por qué una chica elige vivir bajo una identidad inventada? ¿Cómo una fantasía adolescente, un poco cruel, puede ser el camino para poner un pie firme en la vida adulta? ¿Qué pasa con los otros de cara a la mentira?), pero la película terminada tiene una virtud: está llevada a fondo por un camino sutil, que sugiere antes de revelar. Ese tono esquivo, ese tratamiento furtivo le sienta bien y deja que la historia fluya.

La fotografía, muy lograda, estuvo a cargo de Julián Apezteguía. La dirección de arte fue de Graciela Galán, la edición fue realizada por Eliane Katz, y la coordinación de post producción, por Sebastián Pérez.

Habi la extranjera pasó por los festivales de Berlín, el CineLatino de Toulouse, el Festival de cine de San Francisco y el BAFICI.

 

Estreno en Buenos Aires: jueves 22 de agosto.