RECOMENDADOR DE ARTES Y ESPECTÁCULOS

Policial

La educación del Rey

Por: Laura Ávila

Entretenida, bien actuada y conmovedora. Así es la opera prima del mendocino Santiago Esteves, ganadora del premio Cine en Construcción en San Sebastián.

Reynaldo es un adolescente que sale de los suburbios para vivir en la ciudad. Su hermano mayor lo recibe, pero sin querer lo involucra en un robo. El chico logra escapar de la policía, pero en su huída por los techos de las casas cae en el patio lleno de plantas de Vargas, un guardia de seguridad retirado.

Vargas tiene las armas y las mañas de un policía. Pero en lugar de entregarlo le propone que se quede en la casa, con él y su mujer, hasta que arregle el vivero que rompió en su aterrizaje forzoso.

Este es el inicio de  La educación del Rey, una atrapante película que aborda el género policial y  tiene además, el suficiente paño para contar un delicado mundo de interacciones humanas. Vargas y Reynaldo establecen una relación extraña, mitad sesión de entrenamiento y mitad protección sin preguntarse por qué, como suelen darse los vínculos entre algunos padres, entre algunos hijos.

Este planteamiento, que quizás en otra película podría resultar forzado, se establece aquí con profunda naturalidad, en parte por un gran trabajo de los guionistas ( el propio director y su coequiper Juan Manuel Bordón), y en parte por la labor de los actores. Germán De Silva se luce mucho como Vargas. Su actuación es brillante, con su talento hace creíble a su personaje, desarma los prejuicios que podamos tener como espectadores, hace reír, inquieta y  emociona. Con Matías Encinas, el actor debutante que compone con mucha concentración y frescura a Reynaldo, arman una dupla muy carismática. Dan ganas de seguir viendo sus aventuras.

La educación del Rey se muestra muy segura de cámara y de montaje, sabe lo que quiere contar. Es un relato apasionante hecho de puros elementos cotidianos, con hechos que podemos encontrar en cualquier barrio.

Está filmada en Mendoza, con director mendocino. La fotografía de Cecilia Madorno logra plasmar esa interacción con la montaña que tienen los cuyanos, esos paisajes desérticos y esa ciudad ganada a la naturaleza .

La música es poderosa, muy bella, salpicada de repiques de bombos, compuesta por Mario Galván. 

Hay una versión en miniserie de la peli, ganadora de los concursos federales de antaño. El laburo de edición y de guión sobre el material existente no hizo más que potenciarla.

En el mundo de Santiago Esteves existe gente muy sola y muy armada. Pero esa gente puede ser solidaria, puede legar un poco de cariño, puede recibirlo, puede aprender.

Si bien hay una referencia un poco castrense a la cultura del trabajo duro, eso proviene de los personajes y no desde alguna bajada de línea de los autores. Eso también es muy bueno.

El elenco se completa con Jorge Prado, Mario Jara, Elena Schnell (impecable como la mujer de Vargas), Martín Arrojo, Walter Jakob, Marcelo Lacerna y Esteban Lamothe. No la dejen pasar.

Estreno en Buenos Aires: 23 de agosto.