RECOMENDADOR DE ARTES Y ESPECTÁCULOS

Estreno internacional

Jersey Boys

Por: M.G.C.

Clint Eastwood se atreve con un musical, sin dejar de lado su personal manera de ver el mundo.

Suena increíble que el viejo Clint estuviera dispuesto a adaptar un éxito de Broadway para filmar una película. Pero lo cierto es que dejó de lado el proyecto que tenía pensado realizar (una remake de A Star Was Born de William A. Wellman) para contar la historia de The Four Seasons, una banda de rock de los sesenta que logró un verdadero ejército de fanáticas, quizás el mayor en la era anterior a The Beatles.

El guión está basado en el musical homónimo, ganador de un premio Tony. Cuenta la historia de cuatro jóvenes del barrio bajo de Nueva Jersey que empezaron a abrirse camino en el mundo de la música, su triunfo rotundo y su doloroso declive.

Sus pruebas de ensayo y error, su hambre de gloria y las relaciones con la mítica década del sesenta, que tantos cambios le trajo al mundo, son algunas de las líneas fuertes del relato. Pero la que tiene más que ver con el cine de Eastwood es el entramado mafioso con el que estos muchachos tuvieron que pactar para alcanzar la fama. Por ese lado el director estuvo bien cubierto: Christopher Walken protagoniza al mafioso mayor, llamado Gyp De Carlo.

El atractivo pasa también por las canciones del grupo, que son recreadas para la película. El protagonista que encarna al mítico Frankie Valli, líder de la banda, se llama John Lloyd Young, es un cantante muy preparado además de ser actor y también ganó un Tony por interpretar a Valli en la versión teatral. Su timbre de voz es muy particular, agudo y melodioso como el intérprete de Big Girls Don’t Cry, Walk Like a Man, Dawn, Rag Doll y Bye Bye Baby.

El elenco se completa con Erich Bergen en el papel de Bob Gaudio, el autor de los mayores éxitos de la banda, Michael Lomenda y Vincent Piazza, que interpretan respectivamente a Nick Massi y Tommy DeVito, los dos miembros restantes de The Four Seasons.

Clint logra un fresco de la época, apelando siempre a su mejor recurso, que es basarse en un cine de personajes. Él conoce profundamente a sus criaturas, las talla a fondo, y a partir de ahí arma la película. Esta particularidad constituye su sello de autor y lo mantiene vigente, aún después de haber cumplido más de ochenta primaveras. Como novedad, instala dentro de su relato cinematográfico el quiebre de la cuarta pared.

El guión para la pantalla pertenece a Marshall Brickman y Rick Elice; la música, muy pegadiza, es de Bob Gaudio.

Los fanáticos del cine de Eastwood no se verán defraudados. El viejo Clint sigue manteniendo su toque a la hora de contar bien una historia.

Estreno en Buenos Aires: 26 de junio.