RECOMENDADOR DE ARTES Y ESPECTÁCULOS

Estrenos argentinos

El desierto

Por: Laura Ávila

Llega a los cines la esperada película de Christoph Behl que cuenta un inquietante Apocalipsis del corazón.

Christoph Behl nació en Alemania, pero estudió acá, en la Universidad de Cine. Como hasta antes de filmar El desierto se dedicaba al documental, sorprende bastante que haya elegido una película de zombies para empezar su carrera en la ficción.

Su elección fue la correcta. Es una película de género apocalíptico, pero también va más allá. Cuenta la historia de tres sobrevivientes de algún tipo de hecatombe que produjo que los seres humanos se degeneren, que ya no sean precisamente humanos.

Los tres que superviven están acuartelados en una casa. Son dos muchachos, Axel y Jonathan, y una chica: Ana. Jonathan y Ana están juntos pero, los tres son jóvenes, están con las hormonas disparadas  y no queda nadie más en el mundo.

El desierto será pronto una película de culto porque no se conforma con contar una historia truculenta. A su manera cruda y despojada está hablando de muchas otras cosas, tiene un excepcional tratamiento de las imágenes y un elenco de primera.

El diseño de arte (excelente, a cargo de Daniel Gimelberg)  es clave a la hora de recrear la atmósfera de catástrofe en el interior de esa casa: cortinas de plástico vencido y empañado, bidones polvorientos, sillones manchados, aparatos tecnológicos caducos y paredes húmedas contrastan en su textura con la vitalidad empecinada de los tres protagonistas.

Otro hallazgo es la banda de sonido. No hay música, solo crujidos, zumbidos,  aullidos lejanos, vuelo de moscas, gritos, suspiros. Ese ambiente sonoro transmite tanto que es más fuerte que cualquier musicalización que pudieran haber elegido y resignifica el film. En esa casa se escucha todo, para desventura de sus personajes. Es un panóptico de ruidos amplificados por los micrófonos que instalan para avisar la llegada de los zombies.

Hay un buen manejo del espacio en off, con pocas tomas exteriores. Y el trabajo de los actores es insuperable. Victoria Almeida compone a Ana, esa chica histérica a la fuerza pero que en el fondo no quiere herir a nadie. Lo hace con tanta sensibilidad, con una dedicación tan cristalina, que termina trasformándose en su criatura. Un lujo para cualquier elenco.

Y qué decir de Lautaro Delgado. Talentosísimo, a flor de piel, compone un desamparado Axel, enamorado hasta el límite de lo tolerable. Una sonrisa suya puede cambiar el rumbo de la historia. Transmite todo a través del silencio y la mirada.

William Prociuk, ganador de un premio en el BARS 2014 por su actuación, y Lucas Lagré, que logra un estupendo zombie, tomado como una especie de mascota terrible completan la lista de actores.

El desierto también habla de nuestra sociedad, que es bastante apocalíptica a su modo. Vivimos de emociones alimentadas al calor de una pantalla, como los protagonistas. Somos incapaces de comunicarnos cara a cara. Reprimimos nuestros deseos en salvaguardia de convenciones sociales. Pero ¿qué pasaría si la sociedad se redujera solo a tres personas? ¿Ganaría nuestro costado animal? ¿O seguiríamos luchando por conservar las formas, la forma humana?

Estreno: 9 de abril.