RECOMENDADOR DE ARTES Y ESPECTÁCULOS

Fotogalería

Daniel Muchiut - La vida de Oscar

Por: Ana Laura Montenegro

Ensayo fotográfico que abarca el período de una persona y que cuenta su historia (1998 – 2016) descarnada y absurdamente dolorosa

 

 

Esta proyección documentada del Fotógrafo Daniel Muchiut, cuenta con un material de calidad excelsa, la historia de un ser humano por algunos años. Tomas que relatan su vida, de la cual podemos ver la caída de un ser a lo más profundo y observarnos en el espejo, de cuán cruel puede ser una sociedad.

Durante muchos años deambuló por la ciudad de Chivilcoy, cargado de bolsas, acompañado por perros. Nadie parecía darse cuenta de su presencia, apenas algunos se le acercaban.

Oscar Ojeda, nació el 20 de Octubre de 1950, en Misiones.

A los 5 años, junto con sus hermanos Irma y Raúl fueron traídos por su madre a Buenos Aires, dejados en casa de una tía, pero al tiempo de maltratos, volvieron a vivir con ella y con su padrastro en un horno de ladrillos en Tortuguitas, partido de Malvinas Argentinas en el gran Buenos Aires. No fue fácil la convivencia con el padrastro. Fue dolorosa. Dejó secuelas en los tres.

Cuando Oscar tenía 8 y Raúl 5 años fueron llevados al Juzgado de Menores de La Plata, donde fueron entregados a distintos orfanatos. Raúl a Olavarría y Oscar fue a Chivilcoy.

Cuenta Raúl que al irse por un pasillo largo, llevado de la mano por dos abogados y separados definitivamente por siempre, este le dijo llorando por última vez: Titi no me dejes solo por favor. Nunca más se volvieron a ver.

De grande y fuera del orfanato, Oscar trabajó en distintos hornos de ladrillos, llevaba una vida normal, tenía novia, amigos. Pero un día fue acusado injustamente por la policía, preso y golpeado, lastimado en su estima, Oscar nunca más volvió a ser el mismo.

Vivió en la calle, en autos abandonados, en taperas, en pensiones, bajo chapas, plantas, muy precariamente, debilitándose lentamente por la vida a la intemperie. En 2003 cayó muy enfermo y las autoridades del Hospital recomendaron dejarlo en el hogar de ancianos municipal, lugar donde vive hasta hoy.

Pasaron 58 años en que Irma y Raúl lo buscaron incansablemente. Por cosas de la vida, el domingo 27 de agosto de 2017, volvieron a encontrarse. Fue estremecedor, hermoso y emocionante!

FOLA® Fototeca Latinoamericana

Godoy Cruz 2626, Piso 1 – Distrito Arcos - hasta el 4 de agosto